¿Qué oración se dice cuando se comulga? - Oraciones después de comulgar

La comunión es uno de los momentos más sagrados y significativos en la vida de un católico. Es el momento en el que recibimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo, y nos unimos de manera íntima con Él. Después de recibir la comunión, es común que recitemos una oración para expresar nuestra gratitud y pedir la gracia de vivir de acuerdo con la voluntad de Dios. En este artículo, exploraremos algunas de las oraciones más populares que se dicen después de comulgar.

Oraciones después de comulgar

1. Alma de Cristo, santifícame: Esta oración es una de las más conocidas y se atribuye a San Ignacio de Loyola. En ella, pedimos a Jesús que nos santifique y nos ayude a vivir de acuerdo con su voluntad.

2. Cuerpo de Cristo, sálvame: Con esta oración, reconocemos que solo a través de la salvación que Jesús nos ofrece en su Cuerpo podemos encontrar la verdadera vida y la redención.

3. Sangre de Cristo, embriágame: Esta oración nos invita a ser llenados por la Sangre de Cristo, que nos purifica y nos da vida eterna.

4. Agua del Costado de Cristo, lávame: Al decir esta oración, reconocemos que solo a través del agua que brotó del costado de Cristo en la cruz podemos ser lavados de nuestros pecados y recibir la gracia de la salvación.

5. Pasión de Cristo, confórtame: Con esta oración, pedimos a Jesús que nos consuele y nos dé fortaleza en medio de nuestras dificultades y sufrimientos.

6. ¡Oh buen Jesús!, óyeme: Esta oración es una súplica a Jesús para que escuche nuestras peticiones y nos conceda su gracia y misericordia.

Recomendado:   Evangelio 12 de junio 2022: Lecturas y reflexiones del día

7. Dentro de tus llagas, escóndeme: Al decir esta oración, nos refugiamos en las llagas de Jesús, donde encontramos protección y sanación.

8. No permitas que me aparte de Ti: Con esta oración, pedimos a Jesús que nos ayude a permanecer unidos a Él y a no apartarnos de su amor y su voluntad.

9. Del maligno enemigo, defiéndeme: Con esta oración, pedimos a Jesús que nos proteja de las tentaciones y ataques del enemigo y nos dé la fuerza para resistir el mal.

10. En la hora de mi muerte, llámame y mándame ir a Ti: Esta oración es una petición a Jesús para que esté con nosotros en el momento de nuestra muerte y nos lleve a la vida eterna.

11. Para que con tus santos te alabe por los siglos de los siglos. Amén: Con esta oración, reconocemos que nuestra comunión con Jesús nos une a la comunidad de los santos y nos comprometemos a alabarlo y glorificarlo por siempre.

12. Miradme, ¡Oh mi amado y buen Jesús!: Esta oración es una expresión de amor y entrega a Jesús, reconociendo su presencia en nosotros después de recibir la comunión.

13. Postrado ante vuestra divina presencia: Con esta oración, nos humillamos ante la presencia de Jesús en la Eucaristía y reconocemos su grandeza y poder.

14. Os ruego y suplico: Con esta oración, presentamos nuestras peticiones y súplicas a Jesús, confiando en su amor y misericordia.

15. Con el mayor fervor de que soy capaz: Al decir esta oración, expresamos nuestro deseo de amar a Jesús con todo nuestro ser y de vivir de acuerdo con su voluntad.

16. Os dignéis grabar en mi corazón: Con esta oración, pedimos a Jesús que imprima en nuestro corazón sus enseñanzas y su amor, para que podamos vivir de acuerdo con ellos.

Recomendado:   Devocionario San Judas Tadeo - Encuentra oraciones y novenas

17. Vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad: Al decir esta oración, pedimos a Jesús que fortalezca nuestra fe, nuestra esperanza y nuestra caridad, para que podamos vivir como verdaderos discípulos suyos.

18. Verdadero dolor de mis pecados: Con esta oración, reconocemos nuestros pecados y pedimos a Jesús que nos conceda un verdadero arrepentimiento y la gracia de la reconciliación.

19. Y firme propósito de jamás ofenderos: Al decir esta oración, nos comprometemos a evitar el pecado y a vivir de acuerdo con la voluntad de Dios.

20. Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo cuanto tengo y poseo: Esta oración es una entrega total de nosotros mismos a Jesús, reconociendo que todo lo que tenemos y somos viene de Él.

21. Vos me lo disteis, a Vos, Señor, lo torno: Con esta oración, reconocemos que todo lo que tenemos y somos es un regalo de Dios y nos comprometemos a usarlo para su gloria.

22. Todo es vuestro. Disponed, Señor, según vuestra voluntad: Al decir esta oración, reconocemos que todo lo que tenemos pertenece a Dios y nos sometemos a su voluntad en todas las áreas de nuestra vida.

23. Dadme vuestro amor junto con vuestra gracia: Con esta oración, pedimos a Jesús que nos conceda su amor y su gracia, para que podamos amarlo y servirlo con todo nuestro ser.

24. Y seré bastante rico: Al decir esta oración, reconocemos que la verdadera riqueza se encuentra en la comunión con Jesús y en vivir de acuerdo con su voluntad.

25. No deseo otra cosa alguna: Con esta oración, expresamos nuestro deseo de buscar solo a Jesús y su voluntad en nuestras vidas, renunciando a cualquier otro deseo o ambición.

Recomendado:   Oración de buenas noches católica: 20 oraciones para antes de dormir

Estas son solo algunas de las oraciones que se pueden decir después de comulgar. Cada persona puede elegir la oración que más resuene en su corazón y que exprese sus sentimientos y deseos más profundos. Lo más importante es que estas oraciones nos ayuden a crecer en nuestra relación con Jesús y a vivir de acuerdo con su amor y su voluntad.

Laura Fernandez

Laura Fernandez

¡Hola! Soy Laura Fernandez creadora de este blog sobre amor y espiritualidad. Me gusta escribir sobre internet y el amor en estos tiempos modernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir