Oración a las tres de la tarde: Hora de la Misericordia divina

Tabla de contenidos

La oración a las tres de la tarde es un momento especial en el día en el que se invoca la Misericordia divina de Jesús. Esta oración se basa en la devoción a la Divina Misericordia, promovida por Santa Faustina Kowalska, una religiosa polaca que recibió revelaciones de Jesús en las que se le encomendó difundir la devoción a Su Misericordia.

La hora de las tres de la tarde es considerada como la "Hora de la Misericordia", ya que según las revelaciones de Santa Faustina, fue a esa hora en la que Jesús murió en la cruz y se abrió el manantial de Su Misericordia para toda la humanidad. Por lo tanto, se cree que es un momento propicio para pedir la misericordia de Dios y ofrecerle nuestras intenciones y necesidades.

Expiraste, Jesús, pero Tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas y el océano de Tu misericordia inundó todo el mundo

La oración a las tres de la tarde comienza con esta poderosa invocación a Jesús, reconociendo que Su muerte en la cruz fue el sacrificio supremo que nos trajo vida y misericordia. Es un recordatorio de que, a pesar de nuestras debilidades y pecados, siempre podemos confiar en la misericordia infinita de Dios.

Jesús, en Ti confío

Esta breve oración es una expresión de fe y confianza en Jesús como nuestro Salvador y Redentor. Es un acto de entrega total a Su misericordia y una invitación a depositar nuestra confianza en Él en todo momento y circunstancia.

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero

En esta parte de la oración, nos dirigimos al Padre Eterno y ofrecemos a Jesús como sacrificio por nuestros pecados y los del mundo entero. Reconocemos que solo a través de la Pasión y Muerte de Jesús podemos obtener el perdón y la misericordia de Dios.

Recomendado:   Reflexiones para novenario de difuntos: consejos y reflexiones

Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero

Esta súplica nos recuerda el sufrimiento y la Pasión de Jesús en la cruz. Reconocemos que fue a través de Su dolorosa Pasión que se nos concedió la misericordia divina. Pedimos a Dios que tenga misericordia de nosotros y del mundo entero, reconociendo que todos necesitamos Su perdón y amor.

Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como fuente de misericordia para nosotros, en Ti confío

Esta parte de la oración se refiere a la Sangre y Agua que brotaron del costado de Jesús cuando fue traspasado por la lanza. Según las revelaciones de Santa Faustina, esta Sangre y Agua representan la misericordia divina que fluye para la salvación de las almas. Al invocar la Sangre y Agua de Jesús, expresamos nuestra confianza en Su misericordia y nos encomendamos a Su amor redentor.

Jesús, encomiendo a Ti mi espíritu

Jesús, encomiendo a Ti mi vida

Jesús, encomiendo a Ti mi familia

Jesús, encomiendo a Ti a los pecadores

Jesús, encomiendo a Ti a los enfermos

Jesús, encomiendo a Ti a los que sufren

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en peligro

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en soledad

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en prisión

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en necesidad

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en pecado

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en duda

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en angustia

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en desesperación

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en conflicto

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en búsqueda de la verdad

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en tentación

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en sufrimiento

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en agonía

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en el lecho de muerte

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en el purgatorio

Jesús, encomiendo a Ti a los que están en el cielo

Jesús, encomiendo a Ti a toda la humanidad

Jesús, encomiendo a Ti a la Iglesia

Jesús, encomiendo a Ti a los sacerdotes

Jesús, encomiendo a Ti a los religiosos y religiosas

Jesús, encomiendo a Ti a los misioneros y misioneras

Jesús, encomiendo a Ti a los gobernantes y líderes

Jesús, encomiendo a Ti a los niños y jóvenes

Jesús, encomiendo a Ti a los ancianos

Jesús, encomiendo a Ti a los matrimonios y familias

Jesús, encomiendo a Ti a los que trabajan por la justicia y la paz

Jesús, encomiendo a Ti a los que luchan contra el mal

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la conversión

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la santificación

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la vocación

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la felicidad

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la verdad

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la esperanza

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la paz interior

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la reconciliación

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la liberación

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la salvación

Jesús, encomiendo a Ti a los que buscan la vida eterna

Jesús, encomiendo a Ti a todos los que necesitan Tu misericordia

En estas últimas invocaciones, nos encomendamos a Jesús y le presentamos todas nuestras necesidades, preocupaciones y deseos. Reconocemos que solo en Él encontraremos la respuesta y la ayuda que buscamos. Al encomendar a Jesús a todas las personas y situaciones mencionadas, mostramos nuestro deseo de que Su misericordia llegue a todos y que todos encuentren consuelo y salvación en Él.

Recomendado:   Rosario San Judas Tadeo Escrito - Cómo rezar

La oración a las tres de la tarde es una oportunidad para detenernos en medio de nuestras ocupaciones diarias y recordar la misericordia infinita de Dios. Es un momento para renovar nuestra confianza en Jesús y ofrecerle nuestras intenciones y necesidades. Al hacerlo, nos unimos a la devoción a la Divina Misericordia y nos abrimos a recibir las bendiciones y gracias que Dios quiere otorgarnos.

Laura Fernandez

Laura Fernandez

¡Hola! Soy Laura Fernandez creadora de este blog sobre amor y espiritualidad. Me gusta escribir sobre internet y el amor en estos tiempos modernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir