Jesús perdido y hallado en el templo según la cita bíblica

Historia de Jesús en el Templo

Tabla de contenidos

La historia de Jesús perdido y hallado en el templo se encuentra en el Evangelio de Lucas, capítulo 2, versículos 41 al 52. Esta historia nos muestra un episodio de la vida de Jesús cuando tenía doce años y sus padres lo encontraron en el Templo de Jerusalén.

Los padres de Jesús van a Jerusalén para la fiesta de la Pascua

Según la cita bíblica, los padres de Jesús, José y María, iban a Jerusalén todos los años para la fiesta de la Pascua. Esta era una celebración importante en la tradición judía, en la que se conmemoraba la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto.

Jesús se queda en Jerusalén sin que sus padres lo sepan

En esta ocasión, cuando Jesús tenía doce años, subieron a Jerusalén para celebrar la Pascua, como era su costumbre. Después de la fiesta, al regresar a su hogar en Nazaret, Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres lo supieran. Probablemente, esto se debió a que Jesús estaba tan inmerso en las enseñanzas y discusiones del Templo que perdió la noción del tiempo y se olvidó de regresar con su familia.

Recomendado:   Santos Felipe y Santiago: Celebración el 3 de mayo

Los padres de Jesús buscan a Jesús en Jerusalén

Cuando José y María se dieron cuenta de que Jesús no estaba con ellos, supusieron que iba en la caravana junto a otros familiares y conocidos. Sin embargo, al viajar un día entero, se dieron cuenta de que Jesús no estaba con ellos. Llenos de preocupación, decidieron regresar a Jerusalén en busca de su hijo.

Jesús es encontrado en el Templo

Después de tres días de búsqueda, José y María finalmente encontraron a Jesús en el Templo de Jerusalén. Jesús estaba sentado en medio de los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Los doctores, asombrados por la sabiduría y las respuestas de Jesús, estaban admirados de su conocimiento a pesar de su corta edad.

Jesús sorprende a los doctores con su sabiduría

La sabiduría de Jesús a una edad tan temprana sorprendió a los doctores en el Templo. A pesar de ser solo un niño de doce años, Jesús demostró un profundo entendimiento de las Escrituras y fue capaz de participar en discusiones teológicas con los eruditos religiosos.

María le pregunta a Jesús por qué hizo eso

María, la madre de Jesús, estaba preocupada y sorprendida por la situación. Al encontrar a Jesús en el Templo, le preguntó por qué les había hecho pasar por esa angustia y preocupación. María, como cualquier madre, estaba preocupada por la seguridad y el bienestar de su hijo.

Jesús responde que debe estar en las cosas de su Padre

La respuesta de Jesús a María es una de las frases más conocidas de esta historia. Jesús le dijo a su madre que debía estar en las cosas de su Padre. Con estas palabras, Jesús estaba afirmando su identidad y su misión divina. Jesús sabía que había sido enviado por Dios para cumplir un propósito mayor y que debía dedicarse a las cosas de su Padre celestial.

Recomendado:   Qué bueno es el pan que Tú nos das - Letra y acordes de El pan sabroso

Los padres de Jesús no comprenden su respuesta

Aunque José y María amaban y respetaban a Jesús, no comprendieron completamente su respuesta. No podían entender por completo la misión y el propósito divino de Jesús en ese momento. Sin embargo, a pesar de su falta de comprensión, José y María aceptaron la respuesta de Jesús y lo llevaron de regreso a Nazaret.

Jesús regresa con sus padres a Nazaret

Después de este encuentro en el Templo, Jesús regresó con sus padres a Nazaret. José y María lo llevaron de regreso a su hogar, donde continuaría creciendo y desarrollándose como cualquier otro niño. Aunque Jesús era el Hijo de Dios, también experimentó una vida humana normal y se sometió a la autoridad y el cuidado de sus padres terrenales.

María guarda estas cosas en su corazón

La cita bíblica nos dice que María guardaba todas estas cosas en su corazón. Esta frase nos muestra la reflexión y la meditación de María sobre los eventos que habían ocurrido. María, como madre, estaba profundamente afectada por la experiencia y guardaba en su corazón cada detalle de lo sucedido.

Jesús crece en sabiduría y gracia

La historia concluye con la afirmación de que Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia delante de Dios y de los hombres. Aunque Jesús era el Hijo de Dios, también experimentó un crecimiento y desarrollo humano normal. A medida que crecía, Jesús se volvía más sabio y más gracia, ganando el favor tanto de Dios como de las personas que lo rodeaban.

La historia de Jesús perdido y hallado en el templo según la cita bíblica nos muestra un episodio importante en la vida de Jesús cuando era niño. A través de esta historia, podemos ver la sabiduría y el propósito divino de Jesús, así como la preocupación y el amor de sus padres terrenales. Esta historia nos enseña la importancia de buscar y seguir a Jesús en nuestras propias vidas, así como la necesidad de reflexionar y meditar en las cosas de Dios.

Recomendado:   Perdona a tu pueblo, Señor: Letra y acordes de la canción

Laura Fernandez

Laura Fernandez

¡Hola! Soy Laura Fernandez creadora de este blog sobre amor y espiritualidad. Me gusta escribir sobre internet y el amor en estos tiempos modernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir